mi hidroterapia de colon

MI HIDROTERAPIA DE COLON

Me apetece compartir mi experiencia en mis hidroterapias de colon. 

El año pasado tuve mi primera experiencia con la hidroterapia de colon y fue placentera aunque para nada lo que he descubierto esta vez. Aprovechando el RETO DETOX WILDLIFE de este mes de Octubre, con el cambio de estación, no sólo me puse las pilas con la dieta y con el ayuno prolongado, sino que también me puse al día con la Hidroterapia de colon. Esta vez he hecho las 3 recomendadas, con 1-2 semanas de descanso entre una y otra. Y los resultados desde la primera han sido un espectáculo para mi cuerpo. 

Me siento más ligera. 
Menos hinchada. 
Más liberada. 
Mis digestiones son lo más. 
Voy al lavabo a evacuar 2-3 veces al día y casi no me limpio. 
Mis heces van al fondo y no son duras ni blandas. 
Mi piel es más suave y tersa. La veo hasta más limpia. 
Me siento mejor al hacer deporte. 
No tengo gases. 
No tengo vicios alimentarios. 
Corro más ligera y me canso muchísimo menos. 
Me siento plenamente activa y vital. 

La primera hidroterapia fue un tanto rara porque estaba en ayunas esa semana y salía mucho líquido y muchos gases. 
La segunda profundizamos un poco más, hubo super mega gas que obstaculizaba el paso y tuvimos que dejar la terapia un poco antes porque ya mi cuerpo se había cansado y la cánula salía sola. 
La tercera ha sido la mejor. Reconozco que no es excesivamente agradable porque cuando limpia de verdad y extrae esos tapones de caca que se ha acumulado en el intestino ves a saber tú desde cuándo, no es agradable, no. Duele. Pero duele como un cólico. Como un pedo que quiere salir del cuerpo y no puede y te hace un retortijón. De esos que te lo hacen pasar mal, pero un retortijón al fin y al cabo. Esta vez es la que más tapones han salido y más hemos limpiado. Y también es la vez que mas presente en el proceso he estado y más consciencia he puesto a todo lo que iba saliendo. Como si salieran de mi esas emociones que me había empeñado a seguir manteniendo conmigo. Esta limpieza ha significado también una limpieza emococional brutal. Un vaciar y un chute de salud directa a la vena. Lejos de los días de incomodidad que pasas en algunas sesiones, esta vez me siento muy muy muy feliz. Salí de la consulta diciendo a Lola (la terapeuta): ¡Menos mal! ¡Qué bien! Y eso que los beneficios se notan pasadas las horas, pero la sensación de bienestar fue momentánea y simplemente espectacular. 

Así que si ya os recomendaba hacer una hidroterapaia para acompañar la limpieza profunda del intestino grueso, vuelvo a recalcar su importancia. Lo bien que le sienta a tu cuerpo, los beneficios que tienens a posteriori y lo ligera y feliz que te sientes, mejorando sustancialmente la salud y devolviéndote tu equilibro físico y emocional. 

Y lo mejor es que esa barriguilla molesta de hinchazón abdominal, pese a correr y alimentarme bien, ha desaparecido por completo. Hago mejores digestiones cuando corro y eso para mí es un exitazo total. 

Estoy in love con esta terapia. Que mucho seguiréis pensando que es un poco desagradable y tal. Lo es, sí bueno, no más que ir a depilarnos ciertas partes del cuerpo, la verdad y además los beneficios duran mucho tiempo. 

Y a partir de ahora 1 vez al año ahí me van a tener los buenos de Kinesi para limpiar mis intestinos y hacer que año tras año me sienta más sana y vital 

¡Qué feliz soy! ¡Qué suerte tienes de probarlo!